La Biblia NO apoya la astrología

1. La astrología ni siquiera tiene que ver con la ciencia

La astrología no solo es anticristiana, sino que carece de cualquier respaldo científico como muchos pudieran creer. Vea mi nota al respecto en mi blog Arkhaios.com.

2. Los reyes magos no tienen nada que ver con apoyo a la astrología

Algunas dirán: es que en la Biblia se apoya la astrología, o sino, ¿qué hicieron los denominados reyes magos? Resolvamos este punto, porque la Biblia NO apoya la astrología.

El episodio a que se refieren para engañar está en el evangelio según san Mateo, capítulo 2. Para empezar el evangelio según san Mateo no dice que fueran reyes, sino habla de ellos como sabios usando una terminología de la época: magos, término que en griego (μάγος) tiene un sentido positivo (en Mateo 2) o negativo (Hechos 13:6-8). ¿De dónde salió que eran reyes? Lo explico más adelante.

3. Los reyes magos estudiaban el firmamento y dejan el paganismo

Los magos de Mateo 2 estudian los astros, y en ellos vieron las señales del nacimiento del Mesías. No hablaron del signo del zodiaco, que ya estaba definido en ese entonces, sino de una estrella y en el contexto de la Escritura. La Biblia no se lee como a uno se le dé la gana porque, como se lee en la segunda carta de san Pedro:

«Sépanlo bien: ninguna profecía de la Escritura puede ser interpretada por cuenta propia, pues ninguna profecía ha venido por iniciativa humana, sino que los hombres de Dios han hablado movidos por el Espíritu Santo.»

2 Pedro 1:20-21, Biblia Latinoamericana

4. Según las Escrituras

Sentado lo anterior, insistamos en que la venida del Mesías fue según las Escrituras, como advierte san Pablo:

«En primer lugar les he transmitido esto, tal como yo mismo lo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, como dicen las Escrituras; que fue sepultado; que resucitó al tercer día, también según las Escrituras;»

1 Corintios 15:3-4, Biblia Latinoamericana

Entonces, busquemos la referencia veterotestamentaria (o sea del Antiguo Testamento) de Mateo 2 en lo que tiene que ver con los magos y solo para efectos para distinguir lo que hay aquí de una defensa de la astrología. El episodio puede ser objeto de un estudio más amplio.

5. El firmamento en la Biblia

Lo primero a tener claro es que los cielos (el firmamento) solo son para usos de datación (Génesis 1:14) y que cualquier adivinación con las estrellas está prohibido porque es trasladar nuestra confianza lejos de Dios, en el más puro paganismo (Levítico 20:6). De hecho, es más sabio el servidor de Dios que cualquier adivino como demuestra el caso de Daniel (Daniel 1:19-21) o el de Moisés (Éxodo 7:8-13). Entonces, ¿porqué ese cuadro positivo en Mateo 2?

6. La luz que siguen todos los pueblos

Precisamente porque ellos, viniendo del oriente de donde no se había predicado al Mesías, demuestran que el Mesías es para todo aquel que quiera convertirse a la verdadera fe, es decir, que el Mesías no es solo para los judíos sino para todo el mundo. Piensen en el evangelio según san Marcos. Al final del relato de la Pasión, el centurión romano, otro extranjero no judío (un gentil, según se les decía), proclama a Jesús como Cristo:

«…el capitán romano que estaba frente a Jesús, al ver cómo había expirado, dijo: “Verdaderamente este hombre era hijo de Dios.”»

Marcos 15:39b, Biblia Latinoamericana

Ese centurión (en el original griego se le llama centurión, la Biblia Latinoamericana traduce capitán para facilidad de lectura), lo mismo que los magos de Mateo 2, representan a no judíos que llegan a la fe, es decir, reiteran que el Mesías es para todos los pueblos, como ya había anunciado Jacob al bendecir a su hijo Judá (Génesis 49:10).

Por otra parte, Isaías también anuncia una luz que iluminará a todos los pueblos en un pasaje que también habla de reyes que la siguen, por eso a lo de magos se agregó lo de reyes.

«Levántate y brilla, que ha llegado tu luz
y la Gloria de Yavé amaneció sobre ti.
Mientras las tinieblas cubrían la tierra
y los pueblos estaban en la noche,
sobre ti se levantó Yavé,
y sobre ti apareció su Gloria.
Los pueblos se dirigen hacia tu luz
y los reyes, al resplandor de tu aurora.»

Isaías 60:1-3

7. La estrella de Jacob

La bendición de Jacob, aludida más atrás, es eco de una antigua profecía formulada por Balaam (el de la burra que habló, Números 24) donde precisamente se menciona una estrella. Por eso se habla de la estrella de Jacob.

«Lo veo; pero no por ahora,
lo contemplo, pero no de cerca:
un astro se levanta desde Jacob,
un cetro se yergue en Israel.»

Número 24:17a

Esta profecía debió tener resonancia en varias partes del oriente. Seguramente es

8. La profecía de una estrella que anuncia un emperador romano

Mateo 2 hace eco de este pasaje, que por otra parte contrasta con una creencia de la época en que nace Jesús de que un rey sería anunciado en el firmamento, tal como nos cuenta el historiador Flavio Josefo, contemporáneo de Jesús, en su obra La Guerra de los Judíos (libro III), tal como nos cuenta el papa Benedicto XVI en su libro sobre la infancia de Jesús, pensamiento que era compartido por Tácito y Suetonio aunque Flavio Josefo la aplicó a Vespasiano.

«Sabemos por Tácito y Suetonio que en aquellos tiempos bullían en el ambiente expectativas según las cuales surgiría en Judá el dominador del mundo, una expectación que Flavio Josefo interpreta como referida a Vespasiano, con el resultado de que éste pasó a gozar de su favor (cf. De bello lud., Ill, pp. 399-408).

Ratzinger, Joseph. La Infancia de Jesus (Jesus de Nazareth) (p. 93). The Crown Publishing Group. Edición de Kindle.

9. En conclusión

Por tanto, la estrella en el cielo de Mateo, que también vieron los magos del oriente, anuncia un rey que no es el emperador romano y que es luz para todos los pueblos.

Los magos también representan, como el centurión del evangelio de san Marcos, a los paganos que se adhieren a la fe en el Mesías.

Nada que ver con astrología.

Esta entrada fue publicada en Fe, Iglesia, Nueva Era y Pensamiento mágico, Pensamiento crítico, Revelación. Guarda el enlace permanente.