No se autoriza bendición a parejas del mismo sexo por el Vaticano

1. El sentido real de la declaración

Muchos medios de comunicación están mintiendo. No se ha autorizado la bendición de uniones de parejas del mismo sexo. Se ha aclarado que a personas que viven en situación irregular (divorciados por lo civil pero aún casados por lo católico, uniones de hecho o de parejas del mismo sexo) se les puede dar simple bendición a las personas, no a la pareja. Como a cualquier persona en situación de pecado (una pareja en la cual el hombre o la mujer, o ambos, aún están casados por lo católico pueden convivir juntos siempre que lo hagan como hermanos).

Precisamente, el documento, que no es del papa sino del Dicasterio para la Doctrina de la Fe (eso sí, aprobado por el papa), Declaración Fiducia supplicans, se titula «sobre el sentido pastoral de las bendiciones», sin otro alcance que el de dar sentido a las simples bendiciones de cualquier persona que la solicite («bendígame, padre», decimos).

El cardenal Fernández, autor de la declaración, el 4 de enero de 2024 publicó a nombre del dicasterio una aclaración sobre la misma ante las reacciones provocadas por la ambigüedad de algunos apartes (el documento en italiano en https://press.vatican.va/content/salastampa/it/info/2024/01/04/comunicato-del-dicastero-per-la-dottrina-della-fede-circa-la-la-.html). Para una versión no oficial en español:

Allí el cardenal explica que:

«Podemos ayudar al Pueblo de Dios a descubrir que este tipo de bendiciones son sólo simples canales pastorales que ayudan a las personas a manifestar su fe, aunque sean grandes pecadores. Por lo tanto, al dar estas bendiciones a dos personas que se juntan para implorarlas espontáneamente, no las estamos consagrando ni las felicitamos ni aprobamos este tipo de unión. En realidad ocurre lo mismo cuando los individuos son bendecidos, pues el individuo que pide una bendición –no una absolución– puede ser un gran pecador, pero esto no significa que le neguemos este gesto paternal en medio de su lucha por sobrevivir.»

Comunicado de prensa sobre recepción de «Fiducia Supplicans» 4/1/2024, traducción no oficial, en https://www.infocatolica.com/blog/notelacuenten.php/2401041256-comunicado-de-prensa-sobre-re-2024

En esa comunicación del 4 de enero, es claro que la declaración pretendía hacer un llamado sobre un aspecto de las bendiciones, como en efecto anoto aquí al llamar la atención sobre el punto.

2. Pueden existir puntos de discusión desde lo teológico, pero el sentido concreto es el indicado en el título de este post

Lo anterior no significa que no existan algunas discusiones de tipo técnico (en teología sacramental o en derecho canónico, por ejemplo) frente a la redacción del documento, pero eso es otro tema. El texto parece redactado para un entendimiento popular. Las bendiciones hacen parte de los llamados sacramentales, tema que requiere un tratamiento especial diferente al del documento. Me concentro aquí en el aspecto indicado en el título, dejando a salvo el terreno teológico (que no es asunto menor, desde luego, igual queda intacto el titular de este post).

Lo que no veo en los medios es que esta declaración en realidad cierra del todo la puerta a noción distinta de matrimonio a la que ya se ha señalado (ver a continuación), y que coincide con la Biblia y el depósito de la fe, de modo que no hay nada que celebrar para quienes desean un cambio de posición católica sobre el tema. Ahora, como solo son posibles interpretaciones acorde con la doctrina de siempre de la Iglesia, no hay la más remota posibilidad de bendecir parejas gays, dado que solo es aceptable la pareja acorde con la enseñanza de siempre sobre la pareja humana (hombre y mujer). Es simple consecuencia lógica del texto mismo de la declaración Fiducia supplicans.

3. Un documento previo que ya había resuelto el tema y cuya tesis no se modifica

Hay que advertir que en 2021 el Vaticano ya se había pronunciado negando las bendiciones de parejas del mismo sexo.

4. El texto del documento de que trata esta nota

El documento de 2023 se puede consultar aquí en español:

5. Un problema en el punto 31

Sí existe una aparente contradicción con el texto en general de la declaración, y con el documento de 2021, por lo que señala en el punto 31, que en todo caso debe interpretarse en el sentido de imposibilidad de bendición de parejas del mismo sexo y sí a favor de la bendición a las personas, y ello lo sabemos porque el texto en cuestión remite al contexto general de la declaración. Noten cómo arranca el aparte problemático con la expresión «en el horizonte aquí delineado».

«En el horizonte aquí delineado se coloca la posibilidad de bendiciones de parejas en situaciones irregulares y de parejas del mismo sexo, cuya forma no debe encontrar ninguna fijación ritual por parte de las autoridades eclesiásticas, para no producir confusión con la bendición propia del sacramento del matrimonio.» (he resaltado)

Declaración Fiducia supplicans sobre el sentido pastoral de las bendiciones

No es solo el hecho de la afirmación con la que arranca el texto. Es también que la doctrina de la iglesia debe interpretarse conforme la sana doctrina. Como ordena la Biblia:

«Tus palabras deben fortalecer la sana doctrina.»

Tito 2:1

Por otra parte, una de las obligaciones de la Iglesia es mantener el depósito de la fe, como nos recuerda Fidei Depositum, como antesala al Catecismo de la Iglesia.

«Conservar el depósito de la fe es la misión que el Señor confió a su Iglesia y que ella realiza en todo tiempo.»

Constitución apostólica Fidei Depositum, en https://www.vatican.va/archive/catechism_sp/aposcons_sp.html

El depósito de la fe, según el Catecismo de la Iglesia es:

«84 “El depósito sagrado” de la fe (depositum fidei), contenido en la Sagrada Tradición y en la Sagrada Escritura, fue confiado por los apóstoles al conjunto de la Iglesia. “Fiel a dicho depósito, todo el pueblo santo, unido a sus pastores, persevera constantemente en la doctrina de los apóstoles y en la comunión, en la fracción del pan y en las oraciones, de modo que se cree una particular concordia entre pastores y fieles en conservar, practicar y profesar la fe recibida»

Catecismo, en https://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p1s1c2a2_sp.html#I%20La%20tradici%C3%B3n%20apost%C3%B3lica

Entonces: si se mantiene intacta la doctrina de la Iglesia sobre que el matrimonio es de hombre y mujer, como la misma declaración Fiducia supplicans lo sostiene, no cabe interpretación a favor de bendecir parejas del mismo sexo, y no es necesario acudir a argumentos externos para darle sentido a ese numeral 31.

6. Cómo se interpreta cualquier documento papal o eclesial

Nos lo explica el teólogo Henri de Lubac:

7. Recensión de la declaración

Se aclara allí que las simples bendiciones no se le niegan a nadie, dado que esas son posibles sin las exigencias morales para otras circunstancias como el matrimonio:

«Se debe también evitar el riesgo de reducir el sentido de las bendiciones solo a este punto de vista, porque nos llevaría a pretender, para una simple bendición, las mismas condiciones morales que se piden para la recepción de los sacramentos. Este riesgo exige que se amplíe más esta perspectiva. De hecho, existe el peligro que un gesto pastoral, tan querido y difundido, se someta a demasiados requisitos morales previos que, bajo la pretensión de control, podrían eclipsar la fuerza incondicional del amor de Dios en la que se basa el gesto de la bendición.» (he resaltado)

Declaración Fiducia supplicans sobre el sentido pastoral de las bendiciones

¿Para qué se piden las simples bendiciones (conservo el lenguaje del documento para distinguir de las bendiciones sacramentales, como también pretende la declaración)?

«Quien pide una bendición se muestra necesitado de la presencia salvífica de Dios en su historia, y quien pide una bendición a la Iglesia reconoce a esta última como sacramento de la salvación que Dios ofrece. Buscar la bendición en la Iglesia es admitir que la vida eclesial brota de las entrañas de la misericordia de Dios y nos ayuda a seguir adelante, a vivir mejor, a responder a la voluntad del Señor.»

Declaración Fiducia supplicans sobre el sentido pastoral de las bendiciones

O sea que la declaración lo que hace es reiterar que una bendición no se le niega a nadie. Eso es todo. Y cuando decimos a nadie, es a nadie. Ni a uniones irregulares ni a parejas del mismo sexo, lo que significa que no se cambia el sentido del matrimonio. De hecho, se advierte que no pueden llegarse a confusiones al respecto. El matrimonio es de hombre y mujer, y punto.

«Por lo tanto son inadmisibles ritos y oraciones que puedan crear confusión entre lo que es constitutivo del matrimonio, como «unión exclusiva, estable e indisoluble entre un varón y una mujer, naturalmente abierta a engendrar hijos»,[6] y lo que lo contradice. Esta convicción está fundada sobre la perenne doctrina católica del matrimonio. Solo en este contexto las relaciones sexuales encuentran su sentido natural, adecuado y plenamente humano. La doctrina de la Iglesia sobre este punto se mantiene firme.»

Declaración Fiducia supplicans sobre el sentido pastoral de las bendiciones

La declaración hace un ejercicio de indicar cuáles son los diferentes tipos de bendiciones, sobre lo cual no nos detenemos. Lo que hacemos aquí es promover un correcto entendimiento del documento en cuanto al sacramento del matrimonio.

«De todos modos, precisamente para evitar cualquier forma de confusión o de escándalo, cuando la oración de bendición la solicite una pareja en situación irregular, aunque se confiera al margen de los ritos previstos por los libros litúrgicos, esta bendición nunca se realizará al mismo tiempo que los ritos civiles de unión, ni tampoco en conexión con ellos. Ni siquiera con las vestimentas, gestos o palabras propias de un matrimonio. Esto mismo se aplica cuando la bendición es solicitada por una pareja del mismo sexo.»

Declaración Fiducia supplicans sobre el sentido pastoral de las bendiciones

Por lo mismo, inmediatamente después la declaración se hace más estricta e indica que esas simples bendiciones deben hacerse en contextos diferentes a cualquier rito de la Iglesia, en especial para evitar confusiones como las que hacen los medios de comunicación. E insiste en que no se legitima nada.

«En cambio, tal bendición puede encontrar su lugar en otros contextos, como la visita a un santuario, el encuentro con un sacerdote, la oración recitada en un grupo o durante una peregrinación. De hecho, mediante estas bendiciones, que se imparten no a través de las formas rituales propias de la liturgia, sino como expresión del corazón materno de la Iglesia, análogas a las que emanan del fondo de las entrañas de la piedad popular, no se pretende legitimar nada, sino sólo abrir la propia vida a Dios, pedir su ayuda para vivir mejor e invocar también al Espíritu Santo para que se vivan con mayor fidelidad los valores del Evangelio.

Lo que se ha dicho en la presente Declaración sobre las bendiciones de parejas del mismo sexo, es suficiente para orientar el discernimiento prudente y paterno de los ministros ordenados a este respecto. Por tanto, además de las indicaciones anteriores, no cabe esperar otras respuestas sobre cómo regular los detalles o los aspectos prácticos relativos a este tipo de bendiciones.» (he resaltado)

Así las cosas, no ha pasado nada. Solo se ha recordado que las simples bendiciones proceden para cualquiera pero fuera de contextos en que pueda inducirse a confusión sobre lo que está ocurriendo: invocando la acción del Espíritu Santo sobre los destinatarios de la bendición.

Declaración Fiducia supplicans sobre el sentido pastoral de las bendiciones

8. En conclusión

¿Qué hacer en conclusión frente a la declaración? Basta sencillamente remitirse al documento de 2021, ya mencionado:

«A LA PREGUNTA PROPUESTA: ¿La Iglesia dispone del poder para impartir la bendición a uniones de personas del mismo sexo?

SE RESPONDE: Negativamente.»

Responsum de la Congregación para la Doctrina de la Fe a un dubium sobre las bendiciones de las uniones de personas del mismo sexo , 15.03.2021

9. Actuación de algunos sacerdotes negándose a bendecir parejas del mismo sexo

Tienen razón, solo que la declaración igual no dice que se puedan bendecir parejas del mismo sexo. La misma Fiducia supplicans pide que se evite el escándalo (números 30 y 39), así que es coherente la actuación de sacerdotes.

10. Crítica técnica a la declaración

Ya en materia de teología sacramental, hay problemas. Un comentario en ese sentido. Sin embargo, insisto en que debe interpretarse de modo que no desatienda la sana doctrina.


11. Aclaración del papa del sentido de la declaración

El papa Francisco en todo caso aclaró en el mismo sentido de lo dicho hasta aquí y respecto al documento:

«A continuación respondió a las preguntas sobre la bendición de las parejas del mismo sexo, afirmando que no cambia la doctrina sobre el sacramento del matrimonio entre un hombre y una mujer. Se bendice a las personas, no al pecado.»

«El Papa a los sacerdotes de Roma: Estamos en tierra de misión», 13 de enero de 2024, https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2024-01/el-papa-a-los-sacerdotes-de-roma-estamos-en-tierra-de-mision.html

Para leer más sobre bendiciones:

Para una teología de los sacramentos:

El Directorio para la piedad popular y la liturgia

Esta entrada fue publicada en Biblia, Familia, sociedad. Guarda el enlace permanente.