Un libro para reflexión espiritual

Portada de El río de las flores con fragancia

El río de las flores con fragancia es «Una antropología trascendental a través de las vivencias en el otro de un niño» (frase de la página de la novela).

La novela es escrita por el autor del blog Buscadores del Reino, bajo el seudónimo Lucas Abrek (clic aquí para el sentido del seudónimo).

Es una novela de juventud (la versión original es de 1986) recuperada por el adulto ya con canas, y que pone a disposición de todos para ofrecer una experiencia donde se condensan varias décadas de reflexión.

No es un libro de religiosidad. Es un libro de espiritualidad. Aprovecha a cualquiera con con interés en la trascendencia consustancial a todo ser humano.

Publicado en Biblia, Familia, Fe, Filosofía, Libros, Pensamiento crítico, sociedad, Vida | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

No somos hijos de Dios automáticamente

Consolar es ser hijos de Dios (image from Rawpixel)

Muchos afirman que «todos somos hijos de Dios», y usan tal afirmación como excusa para no dejar su modo de vida desordenado. Aquí no vamos a hablar del título «Hijo de Dios» aplicado en el Nuevo Testamento a Jesús, ni del término en el Antiguo Testamento (como en Gn 6, 2), sino del calificativo dado a los verdaderos creyentes. Jesús es el hijo de Dios, nosotros lo somos por adopción.

Es cierto que todos han sido llamados a ser hijos de Dios (Ef 4, 1-4), pero resulta que merecer ser considerado «hijo de Dios» no es ni mucho menos algo automático o sin requisitos, porque hay condiciones que cumplir. He aquí algunas:

– Debe trabajarse por la paz (Mt 5, 9)

– Amar a los enemigos (Lc 6, 35)

– Tener Fe en Cristo (Jn 1, 12; Gal 3, 26)

– Abandonar las cosas de la carne y dejarse guiar por el Espíritu Santo (Rm 8, 12-16)

– Apartarse del mal y no mezclarse con quienes lo hacen (2 Co 6, 14-18; Ef 5, 1-5; 1 Jn 3, 1-10)

– Denunciar el mal (Ef 5, 10-13)

– Poner el corazón en Jesús con una fe madura (Gal 4, 1-11)

– Hacerlo todo con humildad y calladamente (Fil 2, 14-18)

– Someterse a la acción de Dios (Hb 12, 1-11)

– Amar al hermano y ser recto (1 Jn 3, 10)

– Seguir los mandatos de Dios (1 Jn 5, 1-5)

– Perseverar hasta el final en el camino hacia Dios eludiendo el pecado, evitando por ejemplo la inmoralidad sexual (Ap 21, 6-8)

Ser hijo de Dios es una herencia que se gana (Rm 9, 6-13), pero que puede perderse (Rm 6, 15-23). San Pablo lo dice claramente:

«Como hijos amadísimos de Dios, esfuércense por imitarlo. Sigan el camino del amor, a ejemplo de Cristo, que nos amó y se entregó por nosotros, como esas ofrendas y víctimas cuyo olor agradable subía a Dios. Y ya que son santos, no se hable de inmoralidad sexual, de codicia o de cualquier cosa fea; ni siquiera se las nombre entre ustedes. Lo mismo se diga de las palabras vergonzosas, de los disparates y tonterías. Nada de todo eso les conviene, sino más bien dar gracias a Dios. Sépanlo bien: ni el corrompido, ni el impuro, ni el que se apega al dinero, que es servir a un dios falso, tendrán parte en el reino de Cristo y de Dios.»

Efesios 5, 1-4

Y agrega un poco más adelante:

«Examinen, pues, con mucho esmero su conducta. No anden como tontos, sino como hombres responsables. Aprovechen el momento presente, porque estos tiempos son malos. Por tanto, no se dejen estar, sino traten de comprender cuál es la voluntad del Señor.»

Efesios 5, 15-16

No lo olvidemos. Los hijos de Dios no deben pecar:

«El que ha nacido de Dios no peca, porque permanece en él la semilla de Dios. Y ni siquiera puede pecar, porque ha nacido de Dios. »

1 Juan 3, 9

Seamos entonces hijos de Dios, para poderle decir de verdad Papá:

«Ustedes ahora son hijos, por lo cual Dios ha mandado a nuestros corazones el Espíritu de su propio Hijo que clama al Padre: ¡Abbá!, o sea: ¡Papá!»

Gálatas 4:5

Cada vez que proclame el Padrenuestro (Mateo 6:9-13), tenga presente que debe hacer realidad en su vida eso que está diciendo o sino no hará más que repetir palabras como loro. De eso se trata.

Como explica el Catecismo de la Iglesia Católica:

«Podemos adorar al Padre porque nos ha hecho renacer a su vida al adoptarnos como hijos suyos en su Hijo único…»

Catecismo en el número 2782 (ver aquí)

Lo que nos obliga a lo siguiente:

«Este don gratuito de la adopción exige por nuestra parte una conversión continua y una vida nueva.»

Catecismo en el número 2784 (ver aquí)

Publicado en Abusos, Biblia, Iglesia, Pensamiento crítico, Vida, Virtudes | Deja un comentario

La Gracia

¿Sabes, querido lector, cuáles son las últimas palabras de la Biblia? No por accidente son estas:

«Que la gracia del Señor Jesús esté con todos.» (Ap 22, 21)

Cuando Jesús nace, los ángeles gritan «Gloria a Dios en lo más alto del cielo y en la tierra paz a los hombres: ésta es la hora de su gracia» (Lc 2, 14). De las palabras de Jesús sale la gracia de Dios (Lc 4, 22), y por su gracia somos salvados (Hch 15, 11).

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La señal de la cruz y los crucifijos

Cruz

La señal de la cruz y el porte o uso de crucifijos molestan a muchos. Incluso algunos sostienen que la señal de la cruz es a la que se refiere el Apocalipsis cuando habla de la marca en la frente de los adoradores de la bestia (Ap 13, 14-18; 14, 9; 16, 2), pero justamente la señal de la Cruz es usado en la Biblia como signo de los protegidos del Señor en el libro de Ezequiel:

Sigue leyendo
Publicado en Biblia, Fe, Iglesia, Señales cristianas | Deja un comentario

Hay que aprender a leer la Biblia

Image from Rawpixel

Que en el texto de la Biblia hay aparentes contradicciones, relatos duplicados o triplicados, anacronismos, etc., eso ni es nuevo ni tampoco puede suscitar nada distinto a un interés por aprender a leerla. Es preciso reconocer que la Iglesia tardó mucho tiempo en promover la lectura activa y seria de la Biblia entre los feligreses (ver el discurso de Juan Pablo II de 23 de abril de 1993 con ocasión de la presentación del documento «La Interpretación de la Biblia en la Iglesia»), pero esos tiempos ya pasaron, aunque muchos no se han dado cuenta; por ejemplo, la Constitución Dogmática Dei Verbum del Concilio Vaticano II advertía en 1965:

Sigue leyendo
Publicado en Biblia, Fe, Iglesia, Oración, Pensamiento crítico | Deja un comentario

Tal vez no entiendes lo que pasa en Getsemaní

 La oración en el huerto de Getsemani
Jacopo Tintoretto / Public domain

El primer misterio doloroso del Rosario es «La Oración de Jesús en Getsemaní» , de modo que parece tratarse de un pasaje bien conocido, pero nada más lejos de la realidad, puesto que pocos se han percatado de la magnitud del mismo. Algunos detalles son más evidentes que otros, como el hecho de que la palabra en griego de la cual proviene nuestro término «agonía», es justamente la que usa San Lucas para describir cómo se sentía Jesús en ese lugar.

Sigue leyendo
Publicado en Biblia, Oración, Semana Santa, Vida | Etiquetado , | Deja un comentario

Diezmo y manejo de dinero de la iglesia

Image by rawpixel.com

No, el diezmo no es una regla exacta al estilo del Antiguo Testamento. La regla bíblica sobre las contribuciones a la Iglesia es la siguiente:

«Cada uno dé según lo que decidió personalmente, y no de mala gana o a la fuerza, pues ama al que da con corazón alegre poderoso es Dios para bendecirles de mil maneras, de modo que nunca les falte nada y puedan al mismo tiempo cooperar en toda obra buena» ( 2 Co 9, 7-8)

Sigue leyendo
Publicado en Abusos, Biblia, comunidad eclesial, Iglesia, Pensamiento crítico, sociedad | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿Qué dice la Iglesia sobre recibir la comunión en la mano?

Image by rawpixel.com

Existe todo un debate sobre si se puede o no recibir la Sagrada Comunión en la mano. La respuesta es bastante simple, acudiendo a la autoridad de los lineamientos de la Iglesia: sí.

Veamos. Este no es un asunto de pareceres. Si usted se dice católico, debe seguir las reglas de la Iglesia.

Sigue leyendo
Publicado en Iglesia, Sacramentos | Etiquetado , | Deja un comentario

La esperanza

A finales de 2007, el Papa Benedicto XVI publicó la Encíclica Spe Salvis, dedicada a la esperanza. Todas las encíclicas tienen como título una frase en latín que corresponde al comienzo del texto de la encíclica, sin embargo, esta vez la encíclica misma comienza en latín:

«1. « SPE SALVI facti sumus » – en esperanza fuimos salvados, dice san Pablo a los Romanos y también a nosotros (Rm 8,24).»

El texto de Romanos 8, 24, según Dios Habla Hoy, es:

«Con esa esperanza hemos sido salvados. Solo que esperar lo que ya se está viendo no es esperanza, pues, ¿quién espera lo que ya está viendo?» (La Bibla de estudio : Dios habla hoy. 1998, electronic ed., Miami: Sociedades Bíblicas Unidas).

Sigue leyendo
Publicado en Fe, Vida, Virtudes | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La «deshonestidad venial»

Image by rawpixel.com
La honestidad del mundo comienza por la propia

Aunque sabemos que el cristiano debe ser íntegro en todas las cosas de la vida, solemos adoptar comportamientos con los cuales mostramos que no somos fieles a Cristo en lo pequeño, que además a veces no es tan pequeño, como la llamada «piratería».

Hace tiempo un amigo me dijo, en broma y refiriéndose a duplicar ilegalmente un material de estudio bíblico en CD, que era un «pecado venial». No me hizo gracia.

Sigue leyendo
Publicado en Vida, Vida Política | Deja un comentario